martes, 15 de septiembre de 2009

¿Sabes cómo... se hacen los chicles?

Siempre me lo he preguntado y eso que no consumo muchos, es más debo admitir que nunca supe hacer pompas. Aquí os dejo un vídeo (en inglés) del proceso productivo en una fábrica de chicles


Por si no os habeis enterado mucho aquí los pasos



Primero: se hacen cortes verticales en el árbol para que baje poco a poco la resina y se recolecta en un recipiente en la base del árbol.

Segundo: una vez obtenido este líquido lechoso, se separa del resto de los líquidos vegetales. Después se derrite y purifica en un tanque giratorio. Se deja enfriar y se revuelve en una mezcladora para que quede suave.

Tercero: una vez que esta lo suficientemente blanda, se le agregan varios ingredientes: suavizantes, endulzantes, colorantes, esencias, jarabe de maíz (fija el sabor de las esencias), etc.

Y es en esta parte del proceso donde se resuelve el misterio de por qué no debes de tragarte el chicle: además de todo lo que ya se le mezcló se le agregan conservadores, y a veces lo más peligroso: materiales plásticos que, a pesar de que no deben ser tóxicos, no se disuelven con el agua y evidentemente al tragarlos pueden provocarle muchos problemas a tu estomago.

1 comentario:

  1. Q KAGADO YO KIERO UUNA PUTA RECETA¡¡¡¡¡¡
    JODER¡¡¡¡¡¡ PURAS MAMADAS WEY

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.