martes, 8 de noviembre de 2011

¿Por qué nos huele más la axila izquieda?


Cuando “cantan” los alerones, no lo hacen de manera acompasada. ¿Os habéis fijado que algunas veces una axila huele más que la otra durante nuestra actividad diaria? Para comprobarlo basta ponerse desodorante en ambas axilas por igual, pero al cabo del tiempo, una empieza a oler antes que la otra. ¿Por qué ocurre esto?


Por lo general las axilas desprenden ese olor porque es necesario para la transpiración, porque el organismo necesita desintoxicarse. Por eso, a través de los poros de la piel existen millones de glándulas sudoríparas que excretan agua, sal y desechos fisiológicos, como la urea y el ácido láctico.

El área axilar presenta gran cantidad de glándulas sudoríparas y, también, presenta 100.000 veces más bacterias que otras partes del cuerpo.

Son las bacterias allí instaladas las que descomponen en distintos compuestos las sustancias secretadas, amplificando los molestos aromas, un efecto que se potencia cuando se descuida la higiene personal, al tener más bacterias pegadas a la piel.

La expulsión de toxinas del cuerpo está controlada por el sistema linfático, que es el encargado de sacarlas del cuerpo directamente junto el sudor. Y es precisamente la distribución de este sistema linfático es el que provoca que la axila izquierda huela más que la derecha. Todo por una simple razón de distribución.

El sistema linfático se organiza en dos áreas de drenaje por separado y muy desiguales entre sí. La zona de drenaje derecha, que se ocupa del lado derecho de la cabeza y el cuello, el brazo derecho y el cuadrante superior derecho del cuerpo.

Por su parte la zona de drenaje izquierda drena, además del brazo izquierdo y el cuadrante superior izquierdo del torso, la parte inferior del tronco y ambas piernas.

Este área izquierda es mucho mayor que la derecha en extensión, por consiguiente acumula y expulsa más toxinas/residuos/patógenos, al incluir en la “recogida de basuras” la parte inferior del torso y las piernas.

El olor correspondiente a esta “axila dominante” (izquierda) también es calificado por los científicos como “más masculino” (más “olor a hombre”) y más intenso que el otro lado, el de la axila derecha.

Sin embargo, muchas veces esta diferencia puede que no sea percibida por el efecto de la lateralización del ser humano, ya que el 90% de nosotros somos diestros, y al utilizar más continuamente el brazo derecho, la axila correspondiente suda más, haciendo que las diferencias con la axila dominante, la izquierda, sean más difusas.

Sea como fuere, una cosa queda clara: la próxima vez que vayas a echarte desodorante, usa doble de pasadas de roll-on en el sobaco izquierdo que en el derecho. Y si eres zurdo, con más motivo. Tu olfato y el de los demás quizá te lo agradecerán.

Visto en cookingideas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.