martes, 18 de junio de 2013

Juegos de mesa: City of Horror

Hoy voy a hablar de City of Horror es, pese a lo que pueda parecer la portada tan tenebrista y tétrica, un juego de risas y mucho puteo. Remake del famoso Mall of Horror.

El objetivo del juego consiste en que tus personajes sobrevivan durante cuatro horas (rondas) a una horda de zombies hasta que un helicóptero de salvamento venga a recogerles, intentando conseguir mientras vacunas para poder inyectarse y recursos con los que hacer frente a los zombies. Para sobrevivir tus personajes deberán guarecerse en una de las seis localizaciones (iglesia, clínica, armería, banco, depósito de agua o cruce) y según el número de zombies que haya en esa localización que hayas elegido, será un refugio seguro y tu personaje vivirá una hora más o tendrás que usar las habilidades del personaje, alguna de tus cartas o someterte a la votación donde los personajes de todos los jugadores que estén implicados dirán quién servirá de comida a los zombies para que los demás puedan vivir. City of Horror no consiste en matar zombies, ni mucho menos.


¿Cómo se juega? Este es un juego de votaciones. Cada jugador empieza con un número determinado de personajes, dependiendo de los jugadores totales (de 3 a 6). Cada personaje tiene un valor en puntos, y una habilidad especial. Si utilizamos la habilidad especial, deberemos darle la vuelta a la carta, y desde ese momento el personaje valdrá menos puntos. Los personajes con peores habilidades tienen más puntos y viceversa. Al final de la partida, cada personaje que se haya salvado (y vacunado) otorgará unos puntos, y el que más tenga al final es quien gana. Además, también hay latas de comida que dan puntos adicionales, pero se encuentran en el lugar más peligroso del tablero, el cruce.

Al principio del turno, cada jugador elige una única carta de su mano en la que aparece un lugar. Luego, se saca una carta según la hora (ronda) en la que estemos, y se añaden zombies a las diferentes zonas. Algunos zombies se desplazan de un lado a otro, y algunos suministros pueden llover del cielo en forma de cajas con recursos. Luego, por turnos, cada jugador elige uno sólo de sus personajes, y lo desplaza al escenario que haya elegido en su carta. Si ese sitio está lleno, deberá dejarlo en el centro. Cuando todos hayan movido, se resuelven los escenarios uno por uno. Cada escenario tiene una acción especial que todos pueden realizar (descartar una carta de recurso para coger otra, descartar carta de recurso para coger vacuna, etc.), y un número de zombies máximo que puede haber antes de que haya un ataque. Si hay zombies suficientes como para que haya un ataque, empieza lo bueno.

Cada jugador tiene seis cartas de recursos desde el principio. Esas cartas pueden matar zombies, hacerles huir, robar cartas a otros jugadores, esconderte, etc. Todas esas cartas son MUY valiosas. Primero porque hacerte con más es muy complicado. Segundo porque además sirven de moneda de cambio para sobornar en las votaciones. Si después de que cada jugador use sus cartas, sigue habiendo zombies suficientes como para un ataque, hay que votar sobre a qué personaje se le echa a patadas para que los zombies estén entretenidos con él y dejen sanos al resto.

Para votar todo el mundo levanta la mano. 1, 2, 3, bajas y apuntas a quién quieres votar. Por cada personaje que tengas, cuentas un voto. Sencillo. En que en caso de empate, elije el jugador principal. Y claro, al jugador principal le puedes sobornar como te parezca bien, provocando piques, broncas y risas por doquier. También puede haber pacto entre jugadores, claro está. Suelen surgir situaciones de "como no uses tú armas y/o tu habilidad, este y yo votamos contra ti y te vas fuera, así que venga". Adicionalmente, algunas armas provocan fuego. Hay dos lugares, la armería y el depósito de agua, que pueden sufrir quemaduras, a elección de quien saca la carta. Cuando llega a su cuarto fuego, el depósito explota con todos los jugadores y zombies, y la armería arde, y según el lado del tablero que usemos se quedará allí la gente de por vida, o huirán al centro del tablero sin posibilidad de volver.

Cuando se cumplan cuatro turnos, los poquitos que queden son salvados si tienes cura, sumas puntos (puntos de cada personaje, vacunas extras, latas de comida y cartas de puntos de victoria) y se acabó.

Este juego tiene algo de azar (por los personajes que tocan, donde se colocan los zombies, quién es el jugador inicial, donde caen los objetos) pero sobre todo tiene estrategia o más bien negociación. El juego funcionará o no según el grupo de personas con las que juguemos. Es un juego en el que se te incita a ser rastrero y traicionero, no te puedes fiar de nadie. Debe vigilar los puntos que pueden conseguir los demás, no atraer demasiado las miras y antipatías del resto y guardarte siempre uno o dos ases en la manga para el final. Si el grupo con el que juegas no se cabrea con este tipo de juegos y hay pique sano es una buena compra, si en cambio prefieren juegos más de azar, habilidad o estrategia y menos negociación éste no les gustará.

El material del juego no está mal, las ilustraciones son las típicas de películas de serie B, el escenario tiene bastantes detalles. Sin embargo, no tiene figuras si no cartones con peanas y el tablero ocupa muchísimo tanto extendido como en la caja. Por los 40-45 euros que vale podría haber tenido mejor material. El juego es de Nicolas Normandon y está editado por Asmodee

En conclusión, juego de negociación, apto para un público determinado que lo sabrá apreciar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.