jueves, 9 de mayo de 2013

Juegos de mesa: Aventureros al Tren

Hoy voy hablar de Aventureros al Tren, también conocido por su nombre original Ticket to Ride. En el juego tomamos más o menos el rol del dirigente de una compañía ferroviaria en la revolución industrial y que persigue como objetivo unir distintos destinos mediante lineas de ferrocarril.

Esa es la ambientación, la realidad es que tenemos 45 fichas de trenes y debemos utilizarlos para comunicar ciudades del mapa (tablero) con el que estemos jugando y así conseguir más puntos que el contrario que a su vez intentará unir ciudades con los trenes de su color.






¿Cómo se juega? Al principio de la partida cada jugador recibe cartas de destinos. Estas cartas nos indican las ciudades que debemos enlazar para conseguir los puntos que en hay en ellas. Si al final de la partida no hemos conseguido unir estas ciudades esos puntos se restarán de nuestro total en lugar de sumarse. Es por ello que será nuestra máxima prioridad completar los destinos más largos que nos toquen para sumar puntos y evitar que nos resten.
Para ir poniendo trenes los jugadores tienen que emplear otro tipo de cartas que representan los vagones, si por ejemplo queremos unir dos ciudades (que están en el camino del destino que tenemos o no) necesitaremos igual número de cartas del mismo color al número de casillas que tenga esa línea de ferrocarril en el tablero. Las cartas que tienen locomotoras en vez de vagones funcionan como comodines.


En cada turno el jugador tiene tres opciones:
  • Robar cartas de vagones 
  • Colocar trenes gastando las cartas de vagones 
  • Robar destinos para completarlos más adelante y hacer más puntos. 
El mapa es finito y los trenes también y aunque a priori puede parecer que 45 trenes son más que suficientes para unir todos los destinos hay que tener en cuenta que muchas veces hay que hacer grandes rodeos porque determinada ruta está ocupada por los trenes de otro jugador.

Cuando un jugador se queda con menos de tres trenes se procede a hacer la última ronda y se cuentan los puntos. Para sumar puntos además de contabilizar los destinos realizados y no realizados se tiene en cuenta las líneas de ferrocarril hechas, siendo las más cortas (1 y 2 trenes) las que menos puntúan (1 y 2 ptos) y las más largas (6 y 8 trenes) las que más compensan (15 y 21 puntos). También se tiene en cuenta quién ha conseguido hacer la mayor ruta de trenes consecutivos del mismo color.


El juego tiene un factor aleatorio muy acusado por dos razones: los destinos que te toquen al principio -ya que cuanto más próximos estén más fácil te será completarlos- y por las cartas de vagones que te vayan tocando -a pesar de que se puede elegir entre robar cartas descubiertas o del mazo, al haber 5 colores es muy probable que bastantes momentos no consigas la carta del color que necesitas-.

No sólo es cuestión de suerte ganar ya que existe también su dosis de estrategia. Hay varias maneras de jugar. Uno puede intentar hacer muchos destinos o hacer líneas más largas y otro puede intentar que el otro no los consiga para que le resten puntos. Ahí entra como quiera jugar cada uno, cuantos más jugadores más interacciones y puteo habrá entre ellos y sus trenes.

El juego es de 2 a 5 jugadores, es perfecto para iniciar a novatos en los juegos de mesa ya que es muy vistoso y fácil de entender. Su duración es de una hora aproximadamente y la calidad del material es bastante alta. El juego lo ha diseñado Alan R. Moon para la empresa Days of Wonder y en España lo distribuye Edge.

El juego consta de varias expansiones y versiones, cuya principal aportación es la variación del tablero con otro mapa.
  • La versión original tenía un mapa de Estados Unidos, después apareció el de Europa de la Revolución Industrial, con la inclusión de ferrys (líneas de ferrocarril que al ir por el mar requieren locomotaras) y estaciones (que permiten alquilar la línea de otro jugador para completar tus destinos), más adelante la versión Märklin con el mapa de Alemania y un reglamento más desarrollado y por último Países Nórdicos. Estas versiones son independientes y con cualquiera de ellas puedes jugar.
  • También hay expansiones que requieren alguna de las versiones anteriores para poder jugar ya que sólo aportan los destinos y los tableros con los mapas. Éstas son: Suiza, Asia, India y África.
  • Existen otras expansiones que cambian alguna regla o añaden algún componente pero no aportan tablero: Tren misterioso, Estados Unidos 1910, Aventureros al tren dados, Europa 1912, Alvin & Dexter y Halloween Freighter. A éstas no he jugado pero tampoco creo que aporten mucho.
Al usar mapas como tablero este juego es muy propicio que los aficionados hagan sus propias versiones para poder jugar con sus países de origen. Existen montones de versiones con montones de mapas listas para imprimir (unas más logradas que otras), éste es el enlace donde las encontraras. Encapsular (plastificación por las dos caras) un folio de grandes dimensiones tiene un precio a menudo prohibitivo, así que piensa bien si prefieres comprar una expansión oficial o jugar con una hecha por aficionados.

En definitiva es juego sencillo (quizá demasiado para los más experimentados) y divertido que gustará a pequeños y grandes, novatos y veteranos.

Como extra decir que existe versión para jugar sobre navegador, en el iPhone y en el iPad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.