martes, 3 de abril de 2012

¿Para qué sirven los CAPTCHA?

Los Captcha, acrónimo de Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart (Prueba de Turing pública y automática para diferenciar máquinas y humanos), son las palabras que nos toca descifrar cada vez que nos registramos en un foro o tenemos que comprobar que somos nosotros a la hora de loguearnos.

Siempre creí que estas pruebas que supuestamente evitaban que robots creasen cuentas para spamear también lo utilizaban otras compañías para utilizarnos como cobayas para luego dar la solución de los Captcha a empresas que crean robots para spamear. En realidad su fin es mucho mejor, ya que sirven para:




Digitalizar textos antiguos: no siempre fácil para una máquina


Uno de los proyectos que está llevando a cabo Google es el de crear una biblioteca y hemeroteca digital, informatizando un montón de libros y escritos de diversas épocas. Y en ocasiones le cuesta reconocer el contenido de esos documentos debido a imperfecciones, a no entender la tipografía… Ahí podemos entrar nosotros y nuestro cerebro. Y lo hacemos sin apenas darnos cuenta.
reCAPTCHA, proyecto oriundo de la Universidad de Carnegie Mellon y propiedad de Google desde hace unos años, es uno de los servicios más usados para proveer de captcha de manera sencilla y sin muchos conocimientos de programación. Y sus CAPTCHA siempre tuvieron dos palabras: una que la máquina entiende y una que la máquina no entiende.
De esta manera, cuando introducimos las dos palabras para declarar pertenencia a la especie Homo Sapiens, lo que hacemos además es dar un posible significado a esos símbolos que el ordenador de turno no fue capaz de decodificar. Ingenioso, ¿verdad?

En Google Street View: ayudando a decir dónde estaba el coche cuando hizo la foto

En ocasiones hemos intentado utilizar Google Street View para averiguar qué hay en una dirección o dónde está una casa que conocemos. La cuestión es que ese servicio en ocasiones no es todo lo preciso que debería (igual que puede no serlo el GPS o los mapas que utilice).
Para tratar de remediarlo a Google se le ocurrió la idea más simple: leer las placas de las puertas. Y, como de costumbre, sus máquinas no siempre son capaces de entenderlas. ¿Imagináis nuestro papel aquí? Desde hace unos días Google está introduciendo en reCAPTCHA imágenes de placas de puertas y calles que no ha sido capaz de leer, para que le digamos qué pone en ellas.
De esta manera Google teóricamente sería capaz de dar direcciones más precisas. Como vemos el uso es muy similar al anterior: ayudar a las máquinas a entender lo que todavía no son capaces.
Visto en Genbeta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.