viernes, 3 de diciembre de 2010

5 cosas que NO salen en la Biblia

La imagen de un ángel es tan reconocible que cualquiera puede hacer una silueta suya en la nieve, ya sabes un hombre de bellas facciones algo afeminado y un par de alas, normalmente blancas.

Pero si miramos en la Biblia explica la existencia de varios tipos de ángeles pero ninguno como el descrito más arriba.
Están los serafines que tienen 6 alas y no dos, y utilizan estros tres pares para cubrirse y evitar quemar con su presencia a quien los vea.
Otros más grotescos serían los tronos, que básicamente son unas ruedas con muchos ojos
Y por último los querubines que según la descripción de la Biblia más parecen una horripilante quimera y no unos bebés alados.

¿Por qué el lío entonces?

Pues básicamente los pintores se tomaron muy en serio lo de interpretación libre y retrataron a los ángeles con un par de alas para representar que venían desde el cielo y a los querubines los despojaron de todo rastro de monstruosidad y fiereza para no asustar a los nuevos y analfabetos fieles que llenaban las iglesias.






Lo prefiero como protector que a un bebé alado


El diablo, ese personaje rojo con cuernos y patas de cabra que nos viene a todos a la cabeza cuando se le menciona poco tiene que ver con las descripciones de la Biblia, básicamente porque NUNCA lo describen físicamente, tan solo cuando se habla de la serpiente que tentó a Adán y Eva.
En realidad la Biblia se refiere a él como una especie de voz que tienta a las personas "una conciencia maligna, el gemelo cabrón de pepito grillo".

El origen cornudo del diablo vino de las libertades que se tomaron los pintores para representarlo. Intentaron que pareciese malvado y de paso usaron muchas referencias de otros cultos para criminalizar lo pagano, como el tridente de los dioses griegos, los cuernos de cultos al mundo natural con deidades casi animales y las patas de un cordero recuerdan al dios griego Pan y no se empezó a usar hasta el s.XIX cuando se puso de origen el neopaganismo.


Otra invención es el Santo Grial, en ningún momento se hace referencia a esa copa en la Biblia, en la Última cena no aparece y de estar no sería más santo que la silla donde se sentó o la mesa donde comió Jesús.

El origen del mito viene de la leyenda del Rey Arturo en el que buscaba un caldero mágico, muy típico de las tradiciones celtas. Fue el poeta francés Chrétien de Troyes que reinterpretó la leyenda artúrica con el Santo Grial de protagonista.



Otra invención es el anticristo, que con tanta película a todos nos viene a la cabeza cuando se le menciona un niño hijo de puta malvado, con poderes y mucha mala leche.

En la Biblia el Anticristo sólo se menciona cuatro veces en la Biblia, y cada vez que él la describe de la misma manera:

"Porque muchos engañadores que no reconocen que Jesucristo ha venido en la carne, han salido por el mundo. Cualquier persona como es el engañador y el anticristo." (2 Juan 1:7)

Sí: El anticristo es cualquier persona que no cree en Cristo. El "anti" es, básicamente, se utilizan del mismo modo se usa cuando decimos que alguien es "anti-bélico".



El problema viene de la interpretación de algunos pasajes del Apocalipsis en el que algunos personajes indicarán el fin del mundo, entre ellos un falso profeta (que se parece a un cordero y habla como un dragón, esperemos que en sentido figurado) y la Bestia de Apocalipsis 13, que se describe como "saliendo del mar", con 10 cuernos, siete cabezas, 10 coronas y otras partes del cuerpo que ni siquiera se asemejan a humano; es la Bestia la que está asociada al nº666.
No fue hasta el s.II cuando algunos autores como San Ireneo emepezaron a referirse como anticristo a la Bestia.
Y no fue hasta la Edad Media donde se identificó al anticristo con una persona en concreto en vez del monstruo de múltiples cabezas. Esto fue el germen de la errónea y casposa concepción actual del anticristo que coge cosas de tres personajes de la Biblia y añade la semilla del diablo para hacerlo más malvado.



Y por último el infierno ese lugar ardiente y tenebroso, dónde las almas pecadoras sufren tormento eterno, donde gobierna Satanás y conspira para conseguir más almas.

En realidad en la Biblia dice algo así Los arrojarán al horno encendido,q donde llorarán y les rechinarán los dientes Mateo 13.42

Pero ¿a quién se arrojó al horno? Pedro 2.4 lo dice Porque si Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a fosos de tinieblas, reservados para juicio

Así que nada de almas en pena, ni tronos hechos con calaveras para el Diablo ni nada de eso, según la Biblia el infierno es una cárcel pero para los ángeles. Por mucha y retorcida imaginación que tengan algunos como el Bosco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.