viernes, 21 de diciembre de 2012

Mitos y realidades de la Lotería de Navidad

Como todos los años en estas fechas los análisis de la lotería ¿dónde, cuánto, más o menos este año? están proliferando. Usando algo de lógica y mirando el gasto y las tendencias de consumo, en Nada es Gratis han hecho este análisis:


Hay varios temas que se repiten. Muy a menudo se afirma que las provincias más afortunadas son Madrid y Barcelona, porque es donde más veces ha tocado el gordo. También hay quien recomienda peregrinar a Sort con la esperanza de que los billetes vendidos por La Bruixa d’Or traigan más fortuna. Curiosamente, estos argumentos no tienen en cuenta el gasto en lotería ni tampoco la estrategia de la Bruixa d’Or de comprar unas pocas series del mayor número posible de números, de manera que se maximice la posibilidad de vender al menos alguna serie de uno de los premios grandes. ¿Podrían estos mitos sobrevivir a un análisis un poco más sofisticado de cálculo de las posibilidades que tiene cada provincia de ganar en la Lotería de Navidad?

Los datos muestran que existen algunas provincias con mucha fortuna, pero no se trata ni de Madrid, ni Barcelona, ni Lleida. Por cada euro gastado en Lotería de Navidad en los últimos 25 años Soria ha recibido unos tres euros en premios, Huesca unos dos euros y medio y Segovia un euro y medio, cantidades muy superiores a las recibidas por Lleida (un euro ganado por cada euro gastado), Barcelona (80 céntimos) o Madrid (67 céntimos). Además de Lleida, durante este período hay otras tres provincias que han quedado a par (Alicante, Burgos y Granada), mientras que el resto ha tenido pérdidas. Las provincias más desafortunadas han sido Ávila, Huelva y Guadalajara, donde en los últimos 25 años no ha tocado ni un triste décimo de alguno de los tres primeros premios de la Lotería de Navidad.
Nota: El grado de “fortuna” de cada provincia es igual al cociente entre los premios de Lotería de navidad recibidos en los últimos 25 años y el gasto en lotería, ambas magnitudes en términos reales. La información acerca del gasto y los principales premios proviene de fuentes oficiales. En el caso de los premios menores se ha considerado una distribución proporcial al gasto (un 40%).
Otro mito es que la lotería disparará el consumo en la localidad ganadora. Si bien esto es cierto en épocas de bonanza económica, la evidencia de años recientes sugiere que en época de crisis la propensión al consumo de los ganadores podría ser más baja. Por ejemplo, no parece que el premio de lotería haya tenido un impacto significativo sobre la venta de coches en la provincia ganadora del Gordo en 2011, Huesca, que recibió unos 3,000 euros por habitante en premios. En 2012 la venta de coches cayó en un 20.6%, cifra igual a la media nacional (-20.4%). Esto contrasta con el efecto del Gordo en años anteriores en provincias de características similares. Tanto en Segovia (Gordo del año 2000, 2000 euros por habitante en premios) como en Soria (Gordo del año 2006, 4,000 euros por habitante en premios), la venta de coches aumentó en un 10%, mientras que en el resto de España esos años las ventas se mantenían constantes (2001, +0.3%; 2007, -0.6%).
Un tema que todos los años atrae la atención de los periodistas es la evolución de las ventas de la Lotería de Navidad. En general los artículos se dividen entre análisis apocalípticos, que preven un descenso de hasta el 40% en las ventas, y artículos hiperoptimistas que auguran que la crisis disparará las ventas. La realidad será probablemente mucho más prosaica. No existen precedentes de variaciones tan dramáticas como las anunciadas. La evolución del gasto de navidad en las últimas décadas sugiere que la lotería es un bien normal cuyo consumo se sitúa en torno al 0.25% y el 0.28% del PIB.
Curiosamente, aunque el número de billetes vendidos no ha variado excesivamente en los últimos años -una caída del 6% entre 2007 y 2011-, lo que sí que ha aumentado considerablemente es el número de billetes no vendidos, que ha pasado del 10% al 25% en los cinco últimos años. Este aumento en el número de billetes no vendidos se debe en gran parte al reciente incremento en la cantidad de números sorteados, de 85,000 a 100,000, que coincidió con un aumento en la cuantía del primer premio (de tres a cuatro millones por serie)  y una ligera reducción en el número de series.
En el sorteo de este sábado el Estado tendrá en su poder aproximadamente un 25% de los décimos. La probabilidad de que se lleve alguno de los premios grandes es relativamente alta, lo que supondría un ingreso muy substancial para las arcas públicas. Si, por ejemplo, ganase el Gordo, el gobierno ingresaría un total de 1135 millones de euros, incluyendo los 720 millones de euros del primer premio. Sin embargo, también cabe la posibilidad de que no tenga tanta suerte en el sorteo y los ingresos públicos sean inferiores a lo esperado. Si no gana ninguno de los cinco primeros premios los ingresos del gobierno serían únicamente de unos 416 millones. Es decir, aunque el Estado sigue teniendo la misma ganancia esperada (un 30% del gasto, unos 800 millones), al aumentar el número de billetes no vendidos ha aumentado el riesgo que está asumiendo en el sorteo. ¿Será que a nuestro Gobierno le gusta jugar a la lotería?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.