miércoles, 28 de agosto de 2013

Cuando usamos el latín para parecer cultos

No es raro ver como en medios de comunicación o conversando con algún supuesto erudito sueltan en medio de la conversación algún latinismo sin venir mucho a cuento. El problema es que muchas veces éstos se emplean mal:

1. Grosso modo. Se trata de una locución latina que quiere decir literalmente ‘de manera burda’. En la actualidad, tal como informa el DRAE, significa “a bulto, aproximadamente, más o menos”. Este es uno de los giros latinos que más frecuentemente empleamos con incorrección, ya que la anteposición de la preposición a (*a grosso modo) es totalmente incorrecta.
2. Motu proprio. En latín significa ‘con movimiento propio’, aunque la usamos con el sentido de “voluntariamente; de propia, libre y espontánea voluntad”, según la definición del DRAE. No obstante, la locución debe utilizarse en su forma latina, y no es correcto sustituir el segundo elemento de ésta por el adjetivo español  propio. Además, como confirma el Diccionario Panhispánico de Dudas, es incorrecto su empleo con una preposición antepuesta, por lo que no debemos decir cosas como *de motu proprio o *por motu proprio.
3. Ex profeso. Significa “a propósito, deliberadamente”, y se ha adaptado al español simplificando la doble ese latina (ex professo). Actualmente, se acepta también el adverbio ‘ex profeso’, muy frecuente. No obstante, ni la locución ni el adverbio deben usarse pospuestos a una preposición. Son incorrectas voces como *de ex profeso o *de exprofeso. Tampoco está admitida la forma *exprofesamente, puesto que es innecesaria: _mente es un sufijo adverbial, pero ‘ex profeso’ ya es en sí mismo un adverbio, por lo que la adición del sufijo resulta redundante.
4. Statu quo. La locución latina significa literalmente ‘en el estado en que’,  y se emplea como locución nominal que se refiere al “estado de un asunto o cuestión en un momento determinado”. Dos cuestiones al respecto. En primer lugar, la frecuentísima *status quo es incorrecta. Probablemente se ha popularizado por analogía con la palabra ‘estatus’, pero ni si quiera en plural debemos añadir una ese al primer término de esta locución. Además, ayuda a la expansión del error el nombre de la famosa banda británica Status Quo, que terminó de implantar la fallida ese en las mentes españolas. En segundo lugar, tal y como indica el Panhispánico de Dudas, el segundo elemento es agudo. No debemos pronunciar *[estátu-kúo] sino [estátu-kuó].
5. Stricto sensu. En este caso el significado de la locución es transparente, “en sentido estricto”. Son erróneas las formas *strictu sensu y *stricto senso, fruto de una mal interpretada concordancia entre los dos términos. Lo que sí puede decirse es ‘sensu stricto’.
6. Tótum revolútum. La locución latina quiere decir literalmente ‘todo revuelto’, aunque en español se emplea como una locución nominal que significa “revoltijo”. La forma *tótum revoluto no es correcta.
Visto en El Confidencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario.